viernes, 21 de diciembre de 2012

Alvaro Montedoro





Alvaro Montedoro

Nací un día en Justiniano Posse, Córdoba, Argentina. Vivo actualmente en Villa María. Soy melómano. Hago música, escribo. En diciembre de 2012 publiqué mi primer libro de poemas llamado Ojos Desteñidos (El Mensú Ediciones). En 2013 viajo a Júpiter.






. s/t .
Ahí los ví, sí, ¡qué purretes babilónicos!
A hilos regalados no se le mira el carretel.
Ah, hilos no compré madre, solo alcachofas.
¡Ay! Loz jazminez largan un aroma re zenzual.
Ah, y los porotos no.



. s/t .
Una ráfaga de luces apagadas, se ve húmeda la hendija por el reflejo del solsticio que pasó. Es imposible hasta cosiendo con estaño, un derretir evidente. Se rebalsa al tacto, se perfuma al cegarse, retorcijones. El marfil se hunde y lo liquida, lo licúa, lo licuado a la tarde de calor, todo así. Reverbera el filamento, sin recetas, bajo en calorías y un pedazo de semilla se cayó y murió.
Una mezcla de fluidos perfumados se humedece en las bocas acalambradas de tanto separarse.



. Invierno elefantoso (como si un vegetal)* .
Se miran para ver la inmunidad de sus materiales
Las acciones son impersonales pero nadie lo sabe
Recorren el suelo creyéndose volar, entre solapas de vidrio
Tac, tac, reojos desde el cielo
El génesis del desecho es el orgasmo cartesiano de los ejes
Un cuajado sonar vulnerabiliza su médula
Se mueve para allá, se corre un poquito a la derecha, siente el rose indeseado
De zapatillas en el mar -sí, ¡pero descalzo menos!-
El auto de… pim pum pam, una frase, dos.
Una carta de satélites, sin lapiceras
Redimíte del contexto che, aquel porrazo, el éter
Un manjar, ¡soy risoso!
Te elejí entre el gamón cocido de la jóndola del supermercado Gumbo
Al lado del jruyere
¡Jé alejría!
Un sanguchito nunca viene mal.
Pero los gases
Tan inertes como un recuerdo, una palabra en el aire
Volvés, y la conciencia de la mandrágora purifica un poco
Los kilómetros se miden con intensidad de abrazos
Y este deambular ciego se encarniza más allá
Lo veo, te veo, qué ves, nos veo, qué cosa, me veo.
Un par de cuestiones antes que nada: me gusta ese gorro azul (creo);
Me cansé del frío (¿por qué mejor no lo hacemos en verano?);
Los flashes me ponen de mal humor cuando estoy sobrio;
Estoy estornudando.
¿Será por esa puta película?

* de "Ojos desteñidos", El Mensú Ediciones, 2012.

. Refranes .
Un día el padre le dijo al hermano
Un día la hermana le dijo a la mona
Un día la mona le dijo a Robertito
Un día Josesito no le creyó nada a los fantasmas
Un día el caballo se cansó y a pata se ha dicho
Muchos días que unos sí o otros no
Yo no, ¿vos?
Un día lechón con vino, otro arroz para los pobres
Un día mato, otro rezo por las dudas
Un día me compro un auto y después salgo a caminar por sediento y ario
Mañana nadie sabe, no estés tan seguro
Si sí con facones y sangre, mejor no con letras y estrellas
Garúa y nadie llora, se mueven las placas tetonas
Un día blanco, otro día mil colores
Y que se yo, me tomo una garomba.