martes, 26 de octubre de 2010

Iván Ferreyra







Vitae de Iván Ferreyra:
Escritor. Sodero. Mecánico. Carnicero. Portero. Escritor de horóscopos. Periodista. Gerente de whiskería. Vendedor de parcelas de cementerio parque. Vendedor de destornilladores de precisión a ciegos y gitanos.
Manager de hinchas de fútbol. Editor. Divulgador de Discurso. Llenador de mariposas en la panza.
Activista de internet. Performer, blogger.








. Carla .
Si tan sólo pudiera arrancar ese deseo de autodestrucción que se apodera de mi tristeza, los ojos de ella me inundan de un azul que no comprendo, yo quiero amarla, sostenerla, rodearla de brazos que acarician, sin despertarla, pero, ¿cómo le aviso cuándo llego? Quizás no deba abandonarla nunca, ¿Y si yo nací para romper?, con lo que cuesta sumar adeptos, quisiera mirarla y no sentir la culpa de desilusionar, de que todo se transforma en una vía sin trenes, llena de peldaños de papel madera, el rociarse con días de nubes blancas. Si supieras a dónde ir, si quisiera moverme dentro del frasco, estoy congelado, la tecla Play desapareció, se volvió inerte, este presente es sólo un manojo de secuencias de un director enojado, ¿Y si ya no me quedan amigos? Vestirse de lluvia para pasar desapercibido, para evitar convertirse en nada.


- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
-

1
Los que duermen en la calle se acuestan temprano, los gallos cantan todo el tiempo, cansan, hartan, ese sonido nos llena de una sensación horrible, ofrece una presión de querer levantarse, sin saber a qué, sólo eyectarse hacia el cielo, morir en ese intento de existir, una comunidad sometida por el sonido de un pájaro de colores horribles, sin manos, ¿Quién signa estas normas
idiotas? ¿Quién impuso esos horarios? Atornillados, sometidos, girando en falso, escuchando un falso jazz, cursi, desangelados, concebidos sólo para extrañar lo que nos lastima, pervertidos, rodeados de parques y paseos, ya no alcanza con rasguñar el dinero de los otros, pensé que con el violín alcanzaría, vivimos en Irán sin túnicas existen los que se apellidan Sosa, convivimos con paros constantes de ómnibus, es casi imposible huir, todo es inter, todo es un porcentaje, ¿Qué hago con todo el amor que siento? Yo no necesito subsidios para mis emociones, el calor me renueva una tristeza que no duerme siesta, ya las horas no suman minutos, sólo ayudan a envejecer despacio, como en las novelas rosa, las que escribo.

Ya nadie se despide, eso también es producto del calor, nos rocía de una fragancia que nos silencia, que nos vuelve solitarios, a veces los finales son lo más simple que uno puede conseguir. El final es el mejor capítulo de lo rosa dicen las señoras de ruleros, quieren más, masticar vidas de otros, yo sólo quiero abrazar y hace calor, el agua helada reemplaza mi sangre, nunca fui un buen dador de sangre, mis tatuajes no ayudan, las agujas no ayudan, ¿Qué es lo que afecta? Ahora sólo limpio mi disco, lo temporal es lo que percude, es lo que regocija a los sin rumbo, y esos ojos que me contemplan, que me ven dejar las armas, que me ven encerrarme, no quiero ser Edipo, ni Kitano, no quiero ser, no puedo encajar, no puedo escribir cosas hermosas, sólo vivirlas, rompí todos los espejos, me veo en vidrios de ventanas, con cortinas detrás, que sea sólo una figura difusa, creo en las sombras en las paredes, en las luces que se mueven libremente sobre los cuerpos, en los que lloran en las despedidas. Hace días que sólo quiero llorar, mucho y hace tanto calor que transpiro lágrimas.

- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
-

. No ordinary morning .
Te levantas con ganas de matar todo lo que amas.
La música fatal te suena y te convierte en Grecia Colmenares
la adrenalina de vivir sin crédito en el fono.
Es fascinante

nada más patético que engañarse solo.
Yo no sé mucho de parejas,
pero pienso que no se puede amar sin lastimarse.
La violencia jamás resolvió nada
es como mirarse en un espejo
¿y que es un espejo?
es una palabra culta para vidrio reversible
ya me cansé de que hable de una realidad adversa
debe ser duro hacer televisión
y que nadie te crea si lloras
yo viví en los hoteles del alfabeto
crucigramas con detalles emocionales sin solución
el amor rasca dónde no pica.
Y somos tan aburridos cuando estamos sobrios.
Son bombas explotando al alrededor
Y cuando vuelve es tan hermoso como esos sonidos devuelven una vida que no se parece en nada a la que pregonamos.
El ruido de la heladera, el ventilador, el televisor, nos enamoramos de la energía eléctrica y no lo aceptamos.
de dónde viene esa música tan relajante, nada podrá enfurecerme ahora, gracias a mis sedantes equinos voy a eliminar la ira.
Fue un golpe que recibió a la altura del estómago, pero por suerte no es nada.
Les fascina saludar para los cumpleaños
y eso es miseria.

- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
- *
-

. Ángel gordo .
Un ángel terrenal que no puede volar pero que me hace volar de mil maneras.
Me libera el alma.
Y lo mejor de todo es que me quiere de verdad.