martes, 17 de mayo de 2011

Nora Baker

Nora Baker
Habiendo nacido en Córdoba (Argentina) y cruzado de bebé el mar hacia Inglaterra, regresé a mi propio país a los dieciséis años. Me casé con mi querido hombre villamariense, Norman. Él, mis cuatro hijos, nueras y ahora nietos, embellecieron mi amor por esta ciudad, que me ha permitido crecer como persona.
Recibí la lectura de mi padre. Hermosa herencia. Asiduo lector, me llevó a una Biblioteca Pública cuando era chica. Recuerdo el asombro, placer y sentimiento de libertada encontrarme entre tantos libros con el permiso de hojearlos sin apuro y luego elegir para llevar a mi casa.
La oralidad vino de mi madre. Mientras le sacaba los platos escuchaba historias de su infancia, en Arroyo Cabral, narradas con pasión y nostalgia. Muchas cosas que me contaba de Argentina me sonaban a gruesas exageraciones. Por ejemplo, que habían tomates del tamaño de un plato de té. En Inglaterra, donde los tomates se cultivan en invernaderos, sus relatos me parecían imposibles de creer pero no importaba. Entre libros e historias, mi mente se volvió ávida por imágenes que estimularan mi imaginación.
Me dedico a la enseñanza de inglés, a la narración oral y a ser mediadora entre los libros y niños. Siempre trabajé con ellos: personas que enriquecen mi vida enormemente.
Hace unos años sentí el deseo de aprender a escribir textos infantiles. Tuve el privilegio de ser alumna de Marta Parodi quien me acompañó en el camino de la escritura infanto-juvenil.
Actualmente asisto al taller de literatura de Susana Zazzetti, y de su mano, exploro con fascinación la poesía.





.Mujer.
A Virginia Wolf, Alfonsina Storni

¿Cómo sobrevivir
a esta pena:

mano
que cierra
a la mariposa
y
asfixia
hasta cercenar
todo vuelo?



- * - * - * - * - * - * -



.Otros.


Hay
quienes engordan

con

las desgracias
ajenas.



Como los buitres.



- * - * - * - * - * - * -


.Sencillamente.


Que hagas la luz
te grito
desde
mi oscuridad.


No me das lo que te exijo.



Sencillamente

me llevas

de la mano.


- * - * - * - * - * - * -

.[Poema].


Desarrapados
entre cielo y tierra
coexistimos.