martes, 4 de enero de 2011

Mónica Fornero

Mónica Fornero
Nací en Carrilobo, un pueblo distante 90 kilómetros de Villa María, el 29 de julio de 1962.
Viví en el campo 25 años. Terminé la primaria en la escuela rural “Fray Anselmo Chianea”.
En el año '82 inicio el secundario en el actual C.E.C.M.A. Trabajo como secretaria. A fines del '84 nace mi primer hijo y termino el secundario. Por entonces escribo y pinto en los ratos libres. Soy autodidacta. En octubre del '88 nace mi segundo hijo.
En el '94 escribo una poesía dedicada a mi madre, de ahí en adelante escribo frecuentemente, y sigo mis estudios terciarios en la carrera de Comunicación Social. A fines de marzo de ese año mi compañero es brutalmente asesinado. Escribir entonces me ayuda a superar ese trance, además continuo la Licenciatura en Ciencias de la Información en la UNVM, carrera que aún no termino. Aunque aún no he editado nada, tuve la oportunidad de participar en concursos locales de literatura y publicar alguno que otro trabajo. Entre otros: Participo en el Ciclo de Lectura de Poetas Locales Contemporáneos “Estos días, estas palabras”, que se realizó en la Biblioteca Municipal y Popular Mariano Moreno (2002). El poema leído en ese ciclo, “Tu adolescencia Matías” integra, junto a otros poemas de autores locales, la edición de un CD a beneficio de los Discapacitados Visuales. Publico un cuento “El fantasma del Túnel” (2004) en la revista “Identidad” editada por la Comisión “Amigos del Túnel” de la cual formo parte y publicado en el “El Diario del Centro del País”. Participé de la antología “Dos poemas junto al Ctalamochita” (2006) como así también en la "Antología literaria SADE Villa María 2010". Participé del concurso para mujeres en categoría cuentos (2009), y este año en categoría poesía. Soy pro-tesorera en S.A.D.E, e integro la Asociación Civil “Verdad real, Justicia para todos” que lucha por los crímenes impunes, en la Asamblea Popular “Todos por la justicia”.


[.Poema I.]
Sangre dormida, demasiado.
Ojos tristes, casi yertos.
Voz queda, con ansias.
Piel joven, ya no tanto.
Sueños dormidos, en vigilia.
Manos henchidas de caricias.
Alma plena, ¿Cuánto tiempo?
Penélope lo aguarda,
pero él, no llega.


02/07/03

* - * - * - * - * - *

[.Poema II.]
Te amé, te amé tanto,
te amé más,
te amé tanto como pude,
y aún más.

Te amé rayando la locura,
te amé con calma, con pasión,
te amé tanto como pude,
y aún te amé más.

Te amé más allá de la conciencia,
te amé con desesperación,
te amé tanto como pude,
y aún así, te amé más.

Te amé con el cuerpo, con el alma,
te amé sin tiempo, sin razón,
te amé tanto como pude,
pero aún así, te amé más.

te amé más que a mi vida,
te amé en el engaño, sin condición,
te amé tanto como pude,
y a pesar de todo, aún te amé más.


27/06/04

* - * - * - * - * - *

[.Poema III.]
El alba se deshizo
de su manto oscuro,
y su luz testificó
la horrenda escena
del genocidio.
Buitres carroñeros
examinan los despojos,
justificando el porqué
de su insanía.
Se repite y se repite
desde los remotos tiempos,
siempre en pos y en aras
de poseer el mundo.
Los cuatro jinetes
del Apocalipsis
cabalgan fieros sobre la tierra.
El hombre-bestia es quién
los llama, y ellos prestos
cumplen su cometido.
Cada uno llevando su estandarte
¡guay de los que se crucen en su camino!


22/06/08

* - * - * - * - * - *

[.Poema IV.]
Incipientes llamaradas
amarillas, rojas, naranjas,
fuertes, reticentes,
brotes torpes
de calor inminente.

Tibio, cálido, caliente,
el sol ha nacido
nuevamente por oriente.

Suaves llamaradas,
débiles, tristes, apagadas,
tibio, calido, frío,
el sol va a dormirse
en el río.