martes, 15 de enero de 2013

Juana Echegaray


Juana Adelma Echegaray

Nació en la ciudad de Villa María, Córdoba el 16 de Noviembre de 1952. Maestra en Cerámica de la Escuela de Bellas Artes. Estudia Italiano e Inglés. Además estudia pintura en óleos. Alumna del Taller Literario de la profesora Mercedes Espinosa, Peretti. Con las compañeras de ese taller publicaron en 2011 el libro de narrativa "Collar de Perlas".
Tiene tres hijos y es abuela orgullosa de tres nietas.








Pasó el índice
                         sobre la torre de cristal
                         borrando recuerdos.


                         Ancló en sus márgenes
                                                la certeza de escapar
                                                de la prisión.

                         Y malherida de amor,
                                                tiembla descifrando
                                                sus silencios.



  - * - * - * - * - * - * 



Sueños enfermos
                     cabalgan en la noche
                               mordiendo la mudez
                                    y sus miedos rotos.

Las huellas se quiebran
                      y se esconden
                          abandonando caminos
                                en el silencio lujurioso
                                         bajo un sombrero negro.




  - * - * - * - * - * - * 




Dicen:
         que la heridas abiertas
         te inundan, te pierden, te naufragan.
         Descuelgan recuerdos
         que consumen y queman.

Rompen
         con un nudo de puñales
                el infinito pecho.

Dicen:
        que es el amor agonizante,
                de un parto perdido.

Las causantes
          del dolor y del castigo.
               "son las uvas amrgas"

            Dicen que dicen.



                
  - * - * - * - * - * - * 



. Dolor .
             Duele el corazón a pedazos
             y la razón vacila
             entre frases y recuerdos,
             como en un calendario.

             No basta sin embargo
             haber conocido el amor,
             áridos caminos
             detuvieron su andar.

             No pude ser musa
             de redondos abrazos,
             ni besos embrujados,
             para demorar de ti
             a la muerte.

             No pude.





 - * - * - * - * - * - *



Se desnuda
       tras el sol
       para esconderse del verbo.

Camina
       sonámbula en la cornisa
       danzando salvaje
       su soledad salvaje.

Llora, garganta viva.

       La muerte "me come y me bebe".