martes, 21 de junio de 2011

Ania Hadjian

Ania Hadjian

Nací en Buenos Aires, en 1981. Estudié Turismo y Antropología, por concluir. Tengo 2 poemarios, “Monoambiente” que está en prensa en Villa María y resultó ganador en el concurso este año, editado por el Grupo de poetas Paco Urondo. El segundo, inédito aún se llama “ De tanto caer”. Actualmente estoy trabajando en el poemario “Música para nadie” donde aquí hay un adelanto y en una novela titulada “La Intrepidez”. La poesía, intuyo que siempre estuvo conmigo.
Hasta que un día me tocó la espalda y me demandó mayor atención y espacio. En eso me encuentro ahora., más como necesidad vital que como pretensión estética o práctica. Como dice María Negroni, la poesía es la “epistemología del no saber”, y ese rastro de la verdad que se escabulle todo el tiempo en el decir, y en última instancia en el vivir, es la esencia que según mi entender le otorga riqueza y multiplicidad a la realidad. La poesía para mi es el modo de nombrar lo indecible y lo fugaz. Es el modo que tengo de nombrar y llevar conmigo todas las ausencias, y en ese ejercicio, me nutro arbitrariamente de cualquier aspecto de las cosas.




De Música para nadie
(inédito)

.1.
Ya no quedan ni ruinas
que explorar
desertoras nos huyeron
en pleno combate

sin mapa de heridas
ni cortes de navaja

sin cura ni enfermedad
sin ningún alma
en el esqueleto

se incendia
el escenario de la memoria

por el cielo, en reverso
nos llueve el nunca amar



.2.

Hay un segundo plano
para la materia de la vida
como una bambalina desvergonzada

lo que sucede
eso que nos ocurre,
sucede allí

el resto : puro arte
el resto: un antifaz en el suelo
de un baile acabado


- * - * - * - * - * - * -


.Exilium Tremens.
(de “De tanto caer”)

apiñamos en el fondo
de lo que no se visita
nunca

migraciones de almas, días sin reverso

huyen hacia nuevos
olvidos porque
en nosotros

se cantan de morir
sin más exilios que llorar

nacen con viejas orfandades
en la claridad del olvido


- * - * - * - * - * - * -


.Rapto a dúo.

el ocaso tuyo sobre
mi hombro

la danza de enredarse
que cesa en quietud
adormecida de lucha

y la tibia duda horizontal
de no saberse

real o ficticio.


- * - * - * - * - * - * -


.[Poema].

Resuelto el
crucigama
de vivir

ya no entendemos
ni vocablo.